Subir

Baños termales

Las características geológicas de Chile, con su larga cordillera y una cadena de volcanes en toda su longitud, permiten la aparición de aguas termales a lo largo de todo el país.Los primeros en descubrir estas fuentes de aguas cálidas, en las zonas rocosas de los valles cordilleranos, fueron los pueblos originarios, quienes hacían pocitos y se bañaban en ellos. Los primeros descubrimientos de las aguas termales en la zona de Puyehue, hechos por los conquistadores españoles, datan de 1558.

En el siglo XIX, y por un estudio efectuado por Ignacio Domeyko, se identificaron 15 aguas termales que se convirtieron en la base de la hidroterapia, dedicada a curar y aliviar enfermedades de todo tipo. De esta manera, los primeros baños durante el siglo XIX fueron curativos. Hacia fines del siglo se instalaron como espacios de descanso para la oligarquía nacional. Así es como por ejemplo, en 1873, Carmela Carvajal y Arturo Prat pasaron su luna de miel en las Termas de Cauquenes.

Durante el siglo XX grandes empresarios construyeron hoteles y mejoraron las instalaciones, transformándolas a las termas en importantes centros de descanso y turismo. Este proceso fue liderado por el hotel Puyehue en 1939.El término "bañistas" hoy aplicado a las personas que se bañan a la playa, anteriormente se utilizaba para nombrar a quienes iban a los baños termales.