Subir

Conferencia en el marco del VII Congreso Internacional en homenaje a Alejandro Humboldt:

Rafael Sagredo: "la obra de los naturalistas del siglo XIX contribuyó a delinear los Estados Nación latinoamericanos"

El académico y director del Centro de Investigaciones Barros Arana participó en la jornada de clausura del VII Congreso Internacional en homenaje a Alejandro Humboldt, que tuvo lugar entre el 5 y el 10 de enero.

13 de enero de 2014

En la Biblioteca Nacional, así como en las universidades de Chile y Católica, tuvo lugar el VII Congreso Internacional Alexander Von Humboldt, que en esta oportunidad incluyó en su homenaje a otros dos de los más destacados exploradores y científicos europeos del siglo XIX: Claudio Gay e Ignacio Domeyko, quienes desarrollaron gran parte de su obra en nuestro país. A lo largo de 5 días, tuvieron lugar más de cuarenta mesas de trabajo y discusión, y conferencias magistrales de destacados expertos internacionales de universidades como la Humboldt State University, la Postdam, Universität y la University of California- Irvine.

Precisamente sobre las figuras de Gay y Domeyko -y del alemán Rodulfo Philippi- quiso ahondar en su conferencia magistral el académico de la Universidad Católica y director del Centro de Investigaciones Barros Arana, Rafael Sagredo. En su intervención -titulada "Chile delineado por la ciencia: la obra de Gay, Domeyko y Philippi-, Sagredo hizo hincapié en cómo el trabajo de estos científicos influyó, no solo en la conformación del espacio geográfico nacional, sino también a dar forma a una cierta institucionalidad educacional y científica.

Chile delineado por la ciencia

Claudio Gay (1800-1873) -autor de una de las más monumentales obras sobre la geografía y naturaleza de Chile, sus habitantes, su historia y sus principales actividades productivas-, por ejemplo, fue fundador y director del Museo Nacional de Historia Natural (conocido en esa época como "Museo Nacional"); puesto que también ocupó Rodulfo Philippi (1808-1904). Philippi tenía a su cargo, además, las cátedras de botánica y zoología de la Universidad de Chile. En el caso de Ignacio Domeyko (1802-1889), destaca su aporte al desarrollo de la mineralogía y la geografía en nuestro país, así como su estrecha colaboración con Andrés Bello en el claustro de la Universidad de Chile, sucediéndole en el cargo de rector en 1867.

No obstante, el académico enfatiza que fue Humboldt quien abrió camino a los otros naturalistas en nuestro país -a pesar de no haber visitado nunca Chile-, gracias a sus detalladas descripciones de la Cordillera de los Andes, herederas a su vez de la obra de otros científicos y exploradores -como Charles Darwin y Robert Fitz-Roy- y de fuentes coloniales como el Abate Juan Ignacio Molina. "Se va generando de esta forma, un intercambio académico y del conocimiento que se puede seguir en el tiempo; hay un diálogo muy profundo entre las obras y los autores. Así ocurre, por ejemplo, con la obra que culmina con la Geografía física de la República de Chile de Pedro José Amado Pissis -el primer Atlas 'moderno' de Chile-, que reproduce y da continuidad al espacio geográfico originalmente delineado por Gay".

Lo interesante, de acuerdo al académico, es que se trata de un "proceso que se da de manera simultánea en distintos países de América Latina: en Chile están Gay, Domeyko y Philippi; en Perú y en Colombia están los italianos Antonio Raimondi (1824-1890) -geógrafo y naturalista- y Agustín Codazzi (1793-1859) -militar y geógrafo-, respectivamente. Estos científicos no solo recorren, exploran, identifican y nombran con un afán científico, sino también atendiendo a las necesidades y solicitudes de los Estados Nación americanos. En otras palabras, contribuyen a hacer el catastro de los recursos naturales, pero al mismo tiempo están delineando la institucionalidad y dando cuenta de un cierto carácter y singularidad en el caso de cada país".

Recursos asociados