Subir

Chiloé, las islas Guaitecas y el Archipiélago de Chonos

Charles Darwin, durante su travesía por las costas de Chile a bordo del bergantín Beagle, pudo recorrer gran parte del extremo sur del país, principalmente Tierra del Fuego, el Archipiélago de Chonos, las islas Guaitecas y Chiloé. El viaje, que partió desde el puerto de Valparaíso, estuvo al mando del Comandante Robert Fitz-Roy.

El 21 de noviembre de 1934 anclaron en la Bahía de San Carlos, actual ciudad de Ancud, donde el explorador británico tuvo una primera vista general de la Isla de Chiloé, la que caracterizó como un territorio entrecortado de colinas y recubierto por una inmensa selva. Tras algunos contactos con los habitantes y lugareños, Darwin expresó que "a juzgar por su color y su corta talla, los habitantes parecen tener tres cuartas partes de sangre india en las venas. Son gentes humildes, tranquilas, industriosas" (Darwin, C., Buenos Aires, 1945, p. 329-330). Sobre su alimentación, señaló la preeminencia de cerdo, papas, pescados y mariscos, y que los víveres eran bastante abundantes aunque los lugareños vivían en precarias condiciones. Llamó también su atención la escasez de monedas y la práctica común del trueque.

Continuó su viaje a caballo desde San Carlos a Chacao y luego hasta Huapi-Linao (actual Linao), con el fin de hacer un reconocimiento de la isla vía terrestre, mientras que el Beagle y el resto de las embarcaciones siguieron la costa oriental. Durante ese viaje, Darwin constató el grado de civilización de los indígenas de la isla a los que comparó con otras tribus americanas. Según su apreciación, eran en su mayoría cristianos, aunque mantenían ciertos rituales y ceremonias de sus antiguos cultos.

Días después visitaron las islas Lemuy, Caylén (Cailín) y Tanqui (Tranqui), donde constató las formaciones rocosas y la existencia del ruibarbo utilizado por los isleños como alimento (tallo y raíz), para curtir cueros y hacer tinta negra. En San Pedro tuvo contacto con el zorro chilote (zorro de Darwin), del que se llevó un ejemplar para el Museo de la Sociedad Zoológica de Gran Bretaña. Desde San Pedro pasaron a las islas Guaitecas y el Archipiélago de Chonos hasta llegar a la península de Tres Montes, donde hizo importantes observaciones sobre la flora y fauna. A pesar de las complejidades del clima, Darwin pudo examinar al Coipo, una especie de "capibara", la nutria marina, focas, los pájaros Chucao y Hued-Hued o pájaro ladrador, el pájaro trepador o "reyezuelo de Tierra del Fuego", varias especies de petreles y aves marinas.

Debido a las tempestades con las que se encontraron en la península de Tres Montes, debieron volver hacia San Carlos por la costa occidental de la isla, lo que les permitió hacer diversas anotaciones sobre su geografía costera. Ya instalado en San Carlos, Darwin pudo observar la erupción simultánea de los volcanes Osorno en Chile y Aconcagua en Argentina, y recibió noticias de que el volcán Coseguina de Nicaragua, también entró en actividad ese mismo día. Su recorrido por la isla de Chiloé continuó por Castro, Cucao, Chonchi, Huillinco y otras localidades, antes de embarcar hacia Valdivia.