Subir

Oficina Central de Estadística y Ley de Censos

Con el fin de establecer una política censal y "proporcionar un exacto conocimiento de las provincias y departamentos que las componen en particular", según el artículo nº 2 del Decreto Supremo nº 18, se promulgó en 1843 la Ley de censos -que indica el plazo de 10 años para los conteos- y se creó la Oficina Central de Estadística, dependiente del Ministerio del Interior.

Este marco institucional respondió a la necesidad de planificar y recopilar los datos entregados por los censos, como también de tener funcionarios especializados en estadística. Reconocidos personajes como José Miguel de la Barra, Eusebio Lillo, Francisco Bilbao y Miguel Luis Amunátegui, formaron parte de la Oficina Central de Estadística.

En 1927, este organismo pasó a depender de la Contraloría General de la República, cambiando su nombre a Dirección General de Estadística. Ese mismo año, se adscribió al Ministerio de Fomento.