Subir

Terremoto del 10 de noviembre de 1922, Atacama

La cantidad de terremotos en el Norte Chico, tan sólo desde mediados del siglo XIX, fue numerosa: entre ellos se registran los de 1849 y 1854 en Coquimbo y los de Copiapó, afectada sucesivamente en 1847, 1859, 1864, 1866 y 1868. En 1876 un sismo volvió a sacudir Coquimbo, mientras que en 1877 se sintieron los fuertes efectos del terremoto y maremoto ocurrido en Iquique y el Norte Grande. Ya en el siglo XX, se tiene constancia, entre otros, del que destruyó a Vallenar y Copiapó en 1903 y el que asoló a esta última ciudad y a Chañaral en 1909. Pero sin duda, el sismo más destructivo ocurrió el 10 de noviembre de 1922 en toda la zona de Atacama, arruinada por un terremoto y maremoto que provocó graves daños en los puertos de Chañaral, Caldera, Huasco y Coquimbo, así como en Freirina y Copiapó, la principal ciudad del interior. En esta última urbe el sismo llegó a los 8 grados en la escala Rossi-Forel (medición previa a la de Mercalli), dejando cuatro mil casas en el suelo y 4.500 en pie, pero en estado de demolerlas, así como 70 muertos y por lo menos 300 heridos. La magnitud del desastre llevó a que el presidente de la república, Arturo Alessandri Palma, viajara en barco a Atacama para supervisar la reconstrucción y las medidas sanitarias.