Subir

El rincón de los niños

El rincón de los niños constituyó un giro en la producción literaria de Huneeus, no sólo porque se alejó de su propio estilo narrativo sino porque además presentó un carácter experimental y de ruptura con la novela tradicional chilena. Según Juan Andrés Piña, esta obra "es compleja, de múltiples lecturas, pero en donde lo tradicional 'contado' resulta ágil y entretenido, constituyéndose en un libro de múltiples significaciones, humorístico, mordaz y satírico. Su intención de reflexionar en la literatura sobre ella misma -sin convertirse en sesudo estudio tiene pocos antecedentes en las letras chilenas. De allí su interés y contemporaneidad" ("Literatura recibida y literatura creativa", Mensaje, (290): 358-360, julio, 1980).

Esta novela fue respaldada por una investigación de largos años efectuada por el autor, que partió con su tesis sobre D.H Lawrence y sus estudios sobre la confrontación literaria entre América y Europa. Mediante su escritura, Huneeus presentó una reflexión teórica sobre las estructuras lingüísticas, el condicionamiento histórico de la percepción, la determinación cultural, la estética y la ética. El rincón de los niños, para Huneeus, fue una obra compuesta de fragmentos, tal como indicó en un ensayo de análisis escrito por él mismo: "Aunque la continuidad narrativa pudiera ocultarlo, El rincón de los niños es una novela desarrollada a partir del fragmento. Aún más el solo hecho de su publicación define al volumen todo como un fragmento, ya que El rincón de los nilos es un continuo de textos, unos escritos y otros, cuya naturaleza desconozco más allá de una cierta vibración o relumbre, por escribirse" ("Sobre la publicación de fragmentos", Cal (3): 18-19, 1979).

La reflexión sobre el lenguaje fue comentado por Carmen Foxley: "La novela se coloca así como discurso que reflexiona sobre el discurso que él y otros han asumido. Discurso sobre el discurso y narración de la historia precaria e inoperante de esos discursos, ese es el apasionante proyecto que produce el modo de focalizar esta obra" ("En el rincón de los niños", La Bicicleta, (8): 38-40, nov-diciembre, 1980).

Por su parte, Adriana Valdés se mostró fascinada con el contenido del libro: "Como todo texto que interese comentar, este libro atrae por el peligro. No sólo el peligro de la redundancia, tan común cuando se escribe acerca de lo escrito. Diría que el peligro principal está en la irrisión: porque este es un texto ladino, macuco, hecho para poner en ridículo otros textos y la misma actividad de la escritura. Todo el que escribe es un sospechoso, y todo tejido -texto- muestra la hilacha, eso queda clarísimo en El rincón de los niños" (Prólogo a El rincón de los niños. Santiago: Nascimento, 1980, p 197-198).