volver

El Club de La Unión

MC0026126

Tipo: Cápsulas

El Club de La Unión se originó en las reuniones que los partidos liberales y conservadores celebraban en la casa de don Rafael Larraín. Pasado el tiempo fue creciendo el número de contertulios y, entonces, debieron arrendar una casa más grande. En ese momento, 1864, fundaron oficialmente el Club.

Tras cambiar en numerosas ocasiones de domicilio, en 1870 el Club de La Unión abrió con sede propia en la calle Alameda. La casa contó con lujosos salones para charlar, tomar café y jugar billar.

Regularmente se invitaba a escritores para conversar sobre literatura. Fueron asiduos concurrentes: Luis Orrego Luco, quien se inspiró en este lugar para escribir Casa Grande; Aurelio Díaz Meza; Joaquín Díaz Garcés, quien firmaba con el seudónimo de Ángel Pino y en este lugar escribía sus artículos periodísticos que enviaba a El Mercurio y revista Zig-Zag, y Jenaro Prieto. Una de las visitas ilustres que tuvo el Club fue Jorge Isaac, autor de María, quien fue socio transeúnte por seis meses, durante 1872.

A principios del siglo XX, el Club adquirió el Convento de las Monjas Agustinas, ubicado en la Alameda esquina Bandera. Su remodelación fue encargada al arquitecto Alberto Cruz Montt, quien terminó la obra en 1925. Esta sede es la que continúa funcionando hasta la actualidad.

Ministio(s) relacionado(s):

Los cafés literarios en Chile (1773-2004)

Los cafés literarios en Chile

Las tertulias del 900

Los Cafés Literarios en Europa

Los Primeros Cafés en Chile

Los Cafés Románticos

Los salones literarios en Chile y otras instancias culturales

Las veladas del Club de La Unión

La Confitería Torres

Los primeros cafés del siglo XX

Cafés y bares literarios en la provincia

Bohemia en posadas históricas

Restaurantes, bares y cafés literarios de Santiago

Los cafés literarios en la modernidad

Los cafés literarios en el cambio de siglo