volver

Tres tristes tigres

MC0058044

Tipo: Cápsulas

Cuatro personajes, cuyas vidas están cruzadas por la mediocridad, se reúnen en un departamento. Rudi, su dueño, un hombre aparentemente elegante, pero que en realidad procura zafarse de sus deudas, tiene a un empleado, Tito, cuyo único objetivo es que Rudi lo ascienda. La hermana de Tito, Amanda, es una bailarina de club nocturno que ya está mayor para el oficio, y llega con la intención de seducir a Rudi para que la deje quedarse en el departamento y le preste plata. La obra de Alejandro Sieveking, escrita en tono de comedia, termina con todos los objetivos frustrados.

El resultado es una obra de crítica social: "A través de estos cuatro egoístas enjaulados en su propio destino [...] Sieveking intenta mostrar algunas interacciones reveladoras de nuestras sociedades postindustriales" (Castedo-Ellerman, Elena. El teatro chileno de mediados del siglo XX, p. 76). Todos los personajes intentan parecer finos y caer bien, así como conseguir un mejor puesto, llevar a una mujer a la cama, lograr un préstamo de dinero o tener a alguien a quien solicitar un favor futuro. "Sieveking enumera con minucia estos gestos: quién alaba más magistralmente a quién, los piropos continuos, el reírse con estrépito de los chistes sin gracia, el cuidadoo despliegue de actitudes, posturas e invenciones destinadas a dar el golpe de gracia" (ibíd.).

Sobre la concepción de esta obra, Sieveking afirma: "La primera versión se llamaba Despídete al entrar; la que hoy se conoce [como Tres tristes tigres] es como la séptima versión. La obra siempre me quedaba tipo Pinter, porque yo adoro a ese autor. Sin embargo, en algún momento me pregunté cómo podía librarme de su influencia. Entonces, escudriñé en mis verdaderos terrores, y descubrí que mi pánico era a la pobreza, a no tener trabajo. Por esto, los tres personajes se mueven en ese temor, el que es compartido por mucha gente. Quizás, ésa es la razón que explica por qué se ha montado tantas veces" (Guerrero, Eduardo. Acto único, p. 211).

Tres tristes tigres se montó por primera vez en 1967. Existe en versión cinematográfica adaptada y dirigida por Raúl Ruiz que, a pesar de los cambios necesarios que suceden en cualquier adaptación, conserva íntegra la escena central de la obra original.

Ministio(s) relacionado(s):

Alejandro Sieveking (1934-2020)

Ánimas de día claro : comedia en dos actos

Víctor Jara : hombre de teatro

Manuel Leonidas Donaire y las cinco mujeres que lloraban por él

La señorita Kitty

Parecido a la felicidad

La clase media es catastrófica

Teatro Nacional hará nueva versión de "La Remolienda"

El doble retorno de "La Remolienda"

Como autor no soy tan flexible, pero como director acepto las sugerencias

Joaquín Eyzaguirre termina rodaje de "La remolienda"

En busca de un teatro perdido

La Remolienda nunca ha sido representada como fue escrita

Vuelo por lo grotesco: "Ingenuas palomas"

Un retrato de hábitos y costumbres de campo

La tragedia y farsa de "Ingenuas palomas"

Lista para el estreno La mantis religiosa en el Teatro del Ángel

Belgica Castro y Alejandro Sieveking, "Somos mutuamente dependientes"

Alejandro Sieveking, "Mi teleserie está llena de mujeres terribles!"

La lucha obrera del salitre en telenovela

Boris Quercia dirigirá filme escrito por Sieveking

"Matilde dedos verdes", una nueva miniserie casi policial y casi romántica

Bella cosa mortal : novela

"El teatro dejó de ser mi medio de expresión"

La señorita Kitty

Folklorismo ; Alejandro Sieveking

Fin de febrero

"Cama de batalla"

"Peligro a 50 metros"

La virgen de la manito cerrada

Más allá de los tigres

Tradiciones y risas chilenas

Un escritor compulsivo