volver

Un nuevo minisitio sobre Videoarte en Chile se integra a Memoria Chilena en septiembre

Desarrollado en colaboración con la Corporación Chilena de Video y Artes Mediales

En el mes de abril de 2018, el Departamento de Colecciones Digitales de la Biblioteca Nacional, a través de sus unidades Biblioteca Nacional Digital y Archivo Fotográfico y Audiovisual, se reunió con el equipo del Archivo Corporación Chilena de Video / Bienal de Artes Mediales (CchV), con el objeto de generar una instancia de colaboración a través de la cual se pudieran realizar diversas acciones conjuntas destinadas a la preservación y difusión del video arte en Chile.

Dichas acciones apuntaban, por una parte, a la realización de una investigación que condujera al desarrollo de un minisitio para Memoria Chilena en torno al videoarte en el contexto de las narrativas experimentales audiovisuales a partir de los materiales del concurso Juan Downey. Y, por otra, al trabajo conjunto en la digitalización de material audiovisual del Archivo de Artes Mediales (CchV).

Para llevar a cabo estas tareas, los equipos de trabajo de ambas instituciones se reunieron en sesiones de trabajo en las que se delinearon en términos generales los objetivos de la investigación colaborativa sobre videoarte que se realizaría para Memoria Chilena y los materiales a partir de los que se iba a desarrollar: el conjunto de videos ganadores del Concurso Juan Downey, además de catálogos y fotografías de las Bienales de Video y Artes Mediales.

También, se establecieron las etapas de trabajo para la digitalización del material audiovisual, contemplándose por ejemplo, la realización de un catastro inicial que considerara el volumen y formatos de los materiales, además de otros aspectos técnicos que facilitaran el diseño de un plan de trabajo coherente y consistente con las necesidades de los materiales para, en base a este, iniciar la digitalización, a cargo del Archivo Audiovisual de la Biblioteca Nacional. Una vez finalizada esta etapa, comenzaría el proceso de descripción, catalogación y puesta en línea en Biblioteca Nacional Digital.

Uno de los aspectos centrales de esta etapa, fue la infraestructura técnica. Dada la diversidad de formatos presentes en la colección, la obsolescencia técnica, fue un desafío para ambos equipos, ya que -como suele ocurrir con materiales audiovisuales- no siempre los equipos para su reproducción están disponibles. En este sentido, fue de vital importancia para el éxito del proyecto la donación, por parte del Archivo Corporación Chilena de Video, de un equipo TBC a la Biblioteca Nacional.

En forma paralela a la digitalización y, aprovechando el conocimiento específico de las investigadoras de la Corporación, Florencia Astaburuaga y Loretta Cáceres, y la experiencia inmediata de esta en el ámbito institucional, los equipos de trabajo pensaron un esquema de investigación que debía dar cuenta de ciertos antecedentes, como la formación del Festival Franco-Chileno de Videoarte en la década de 1980, la Sociedad Chilena de Video, la misma Corporación y sus actividades más significativas: la Bienal de Video de Santiago, el Concurso Juan Downey y la revista Video Autor.

En el proceso de edición, a cargo de Memoria Chilena, que siempre implica una etapa de aprehensión del tema investigado, los resultados de la investigación sirvieron para profundizar y amplificar algunos aspectos contextuales del tema que tenían que ver con la convivencia de diversos usos de la tecnología del video durante la década de 1980: usos testimoniales en el marco de la política de resistencia y el periodismo de oposición, además de usos sociales que tenían por fin generar identidad y sentido de pertenencia comunitaria por intermedio de videos documentales de la vida poblacional.

Esta amplificación del contexto, que fue trabajada en la edición de la entrega final de la investigación, tuvo por propósito mostrar ciertas condiciones de producción del videoarte y, de paso, la diversidad de usos (artísticos, testimoniales, documentales) de una tecnología (como las cámaras de video para aficionados y los reproductores de video) promocionada para el uso individual en el ámbito privado, pero que sirvió en el ámbito público, político y social para producir discursos, ideas y formas de construcción de realidad inéditas en el suelo chileno.

Revisa el minisitio: Videoarte en Chile (1981-2017) y la colección Corporación Chilena de Video en el Archivo Audiovisual de la Biblioteca Nacional Digital.



Nuestro encabezado de redes sociales reutiliza imágenes de documentos digitalizados del nuevo minisitio Videoarte en Chile (1981-2017). Síguenos en nuestras cuentas de Facebook y Twitter.

Fueron fuentes para esta imagen:


Recuerde también visitar los minisitios del mes de agosto:

La fotografía en Chile (1840-1911)

La historia de la fotografía en suelo nacional, casi tan antigua como la historia de Chile republicano, se inició en la década de 1840 con el ingreso de los primeros daguerrotipos y se consolidó con la instalación de estudios fotográficos que retrataron a distintos grupos sociales y paisajes del territorio.

Puente Alto (1892-1960)

Desde sus primeros años, la industrialización de Puente Alto atrajo a miles de obreros a trabajar a sus fábricas, quienes fundaron periódicos y sindicatos para canalizar sus demandas. Su desarrollo urbano también fue impactado por el desarrollo de proyectos ferroviarios y camineros para conectar a la comuna con Santiago, proceso que se fue consolidando durante la segunda mitad del siglo XX