volver

Nombrando a Chile, sus espacios y sus gentes

Descarga y lee el nuevo Artículo para el Bicentenario de Luis Rubilar S.

"Este territorio, habitado por más de un millón de nativos de distintos grupos (aymaras, diaguitas, atacameños, changos, mapuche, entre otros), ya recibía el nombre 'Chile'(o 'Chili') antes de la presencia española, derivado quizás de posibles atribuciones a un 'valle' (Aconcagua), al canto de un pájaro ('tril'), a la existencia de un río o, más probablemente, a la de un cacique ancestral. Tiene, pues, la singularidad de ostentar como nombre propio 'nacional' un vocablo inédito en lengua castellana, de aquí su esquiva aceptación de un artículo preciso (el, la, o lo) o la unicidad de su adjetivación: chilen@. En sus inicios como vocablo agregado al español aparece muy ligado, a veces confundido, con 'Arauco' ('araucano', de raghco = agua de greda). En las "Cartas" (1545-1552) inaugurales de Pedro de Valdivia, en las que se refiere a esta tierra de guerra, describiéndola: la buena tierra ques ésta, de buen temple, fructífera, abundosa e de sementeras e de mucha madera (1955: 101), aparecen por primera vez escritos ambos términos: poblar estas de la Nueva Extremadura, llamadas primero 'Chili'... (id: 17)... corrí hacia la mar en el paraje de 'Arauco' (id.: 99). Dos años antes de morir (en su empeño) escribe sus propósitos: en poblando en las provincias de 'Arauco'" comienza Luis Rubilar detallando el largo proceso de nuestro país, sus pueblos, sonoridades, su identidad y su actual pasar.

Revisa el Artículo para el Bicentenario completo en: "Nombrando a Chile, sus espacios y sus gentes".

Descarga el anterior Artículo para el Bicentenario: "De la ratificación de la diferencia a las apariencias de la inclusión: Fiesta Cívica en Santiago de Chile, 1810-1843".