Subir

Crítica

El proyecto escritural de Pedro Prado, desde la publicación de Flores de Cardo en 1908, recibió la atención de la crítica. Así por ejemplo, Ernesto Livacic señala: "Prado se alza como una figura orientadora en las letras nacionales de este siglo. Con él, la poesía y la novela pasan a encontrar verdadero ámbito en el drama interior del hombre, cuando a escala universal apenas se daban los primeros pasos en este sentido. Estéticamente, supo timbrar de eternidad y de universalidad, por su señoría del idioma, la experiencia de seres oscuros, hombres comunes, en medio de cuya aparente antiheroicidad hizo surgir, con vara mágica, la flor testimonial de su trascendencia".