Subir

Desgraciados sucesos

La política de guerra defensiva tuvo un trágico final, a poco de ser autorizada por el Rey. Tres misioneros jesuitas que se internaron en los bosques de Nahuelbuta, fueron emboscados por los conas de un cacique que no lograba aceptar que una de sus esposas lo abandonara luego de abrazar la religión católica.