Subir

Conexión entre minería e industria

La expansión minera que vivió el país desde mediados del siglo XIX, y especialmente tras la incorporación de los nuevos territorios salitreros de Tarapacá y Antofagasta, generó una importante demanda de insumos industriales, lo que permitió el surgimiento de industrias orientadas a ese mercado, como maestranzas y fundiciones. Uno de los casos más espectaculares fue la gigantesca fundición Playa Blanca que instaló en 1893 la Compañía Huanchaca en Antofagasta, para fundir el mineral de plata que producía el yacimiento de Pulacayo en Bolivia y cuyas ruinas se pueden apreciar hasta hoy.