Subir

Periódicos de divulgación

La labor divulgativa del positivismo chileno fue amplia y variada pues no sólo se llevó a cabo en las tertulias cerradas de la Academia de las Bellas Letras, o en las publicaciones particulares de los diversos miembros y sus específicas tendencias, sino que, además, se manifestó en las publicaciones de periódicos y boletines populares.

Juan Serapio Lois, positivista de cuño lastarrino, fundó en Copiapó El positivista: periódico filosófico, literario, científico i moral. Periódico, que como su mismo nombre enuncia, tenía como misión la divulgación general del positivismo heterodoxo en provincia. El periódico se publicó entre los años 1886-1889 pero funcionó casi como una extensión del periódico copiapino El Atacameño y como órgano de la Sociedad Escuela Augusto Comte.

Antes de las publicaciones de Serapio Lois y en la misma ciudad de Copiapó, Valentín Letelier escribió en El Constituyente de Copiapó una pequeña pero importante obra a propósito de La Vida y Doctrina de Emile Littré, uno de los principales maestros franceses del positivismo heterodoxo chileno.

En general, entre los años 1881 y 1889 aproximadamente, se produjo una amplia difusión de publicaciones periódicas que en parte o en totalidad expresaron las ideas positivistas ante los problemas políticos y sociales que trajo consigo el debate parlamentario en torno a la separación de la Iglesia y el Estado y en torno a las denominadas Cuestiones Sociales. Algunos de ellos fueron El Atacameño de Copiapó, La Libertad Electoral y El Ferrocarril.

Sin embargo, casi sesenta años más tarde volvemos a encontrar una publicación periódica de cuño positivista: El Sociócrata (1936-1938) que adhirió, además, a las reivindicaciones políticas y sociales de las clases proletarias.