Subir

Escuela Militar

La Academia Militar fue establecida mediante un decreto firmado por Bernardo O'Higgins y el Ministro de Guerra, Ignacio Zenteno, el 16 de marzo de 1817. Éste señalaba que el Ejército Nacional requería de un depósito de donde pudieran sacarse oficiales ya formados e instruidos para llenar las vacantes de los regimientos y cubrir los cuerpos de las milicias cívicas. La Gaceta del Supremo Gobierno de Chile llamó entonces a los jóvenes a integrarse a la recién creada Academia. Sin embargo, la Academia fue disuelta en enero de 1819 debido a los preparativos de la Expedición Libertadora del Perú y se intentó reorganizarla, sin éxito, en la década de 1820. Ya bajo el mandato de José Joaquín Prieto y Diego Portales, en 1831, fue reabierta. Se dispuso que los cadetes alistados en los cuerpos del Ejército debían ser dados de baja, con la finalidad de pasar a la Academia para adquirir la formación teórica y práctica requerida para su desempeño profesional. El nuevo Director de la Academia Militar fue el General Luis José Pereira, pero debido a las urgencias de la guerra contra la Confederación Perú-Boliviana, no dispuso de un presupuesto que permitiera un buen funcionamiento. Recién en 1842, durante el gobierno de Manuel Bulnes, se promulgó una ley que suprimía a los cadetes en los cuerpos del Ejército, ordenando el establecimiento de una Academia Militar para enseñar a cadetes y cabos. Al año siguiente se cambió su nombre de Academia a Escuela Militar. Se introdujeron nuevas materias en los cursos, en especial la Historia, se perfeccionó la enseñanza de la ingeniería y de la artillería. En 1862 y 1866 se dictaron nuevos reglamentos que recogían fuertemente las disposiciones francesas. Debido a un motín de los cadetes, las autoridades cerraron la Escuela en 1876, reabriéndose dos años después.