Subir

Oniromancia (1943)

En 1943, Winétt de Rokha publicó Oniromancia, su quinto libro y tercero firmado con este seudónimo. El texto posteriormente fue recogido en Suma y destino. En el 2011, se editó por segunda vez la obra y en el 2019 se publicó la traducción al inglés, a cargo de Jessica Sequeira.

La primera edición de Oniromancia presentó en su portada un dibujo de la artista Lukó de Rokha (1923-2008), hija de la autora, y también incluyó un prólogo del escritor Pablo de Rokha (1894-1948), su esposo. Algunos de los poemas del libro ya habían aparecido en la revista Multitud, en la que Winétt de Rokha colaboró frecuentemente y de la cual fue propulsora. Este fue el caso de poemas como "Araucanía", publicado 1939, "Sinfonía del instinto" y Huán Li T'ou", que aparecieron en 1942.

Respecto a la recepción de Oniromancia, en Suma y destino, libro de 1951, se presentó el dossier acerca de la obra de la autora, "Prolegómenos a una gran expresión de América", en el que se hallan comentarios breves sobre este libro. En uno de estos artículos, a partir de la publicación de Oniromancia y también de Morfología del espanto de Pablo de Rokha, se postuló la complementariedad de la poesía de ambos autores, la que se consideró como una "energía doble" que alcanzaba equilibrio en conjunto: "Ninguno de los dos se absorbe, pero, en cambio, se juntan con sus personalidades y sus virtudes en un haz impar por su ímpetu y su ternura. Pablo de Rokha existe como en una trinchera, lanzando su poesía a la cara del tiempo, como una dura y peligrosa fruta que redondearán los ciclones más furiosos. Winétt le acompaña y su vez se presta al símil del alba. Ella equilibra con su poesía sutilísima la vibración potente y arbitraria de Pablo" (Sabella, Andrés. "Prolegómenos a una gran expresión de América". En De Rokha, Winétt. Suma y destino. Santiago: Multitud, 1951, p. V).

Otro de los breves comentarios sobre Oniromancia que apareció en Suma y destino se refirió al aspecto onírico y metafísico del libro, a partir de "Sinfonía del instinto", penúltimo poema del libro (Zeller, Ludwig. "Prolegómenos a una gran expresión de América". En De Rokha, Winétt. Suma y destino. Santiago: Multitud, 1951, p. LVIII). Este asunto posteriormente fue profundizado en lecturas del libro que se realizaron en el siglo XXI. Así, por ejemplo, se ha postulado que en Oniromancia la "poesía se presenta como una mántica del sueño, es decir, como una interpelación al onirismo para autorizar una práctica poética". En este sentido, se ha observado una continuidad de esta concepción entre el primer libro que Winétt de Rokha firmó con este nombre, Formas del sueño, y este de 1943 (Monteleone, Jorge. "CÓMO FALSEARSE UN ALMA. La construcción del sujeto imaginario en la poesía de Winétt De Rokha". De Rokha, Winétt. El valle pierde su atmósfera. Santiago de Chile: Editorial Cuarto Propio, 2008, p. 515).

En línea con este análisis, se ha leído que, en Oniromancia, Winétt de Rokha "se abre acceso a la escritura -en el horizonte de la vanguardia- por medio de la creación de un código femenino (independizada del lugar que la crítica le ha dado como la esposa del poeta Pablo de Rokha)". Por medio de un proceso onírico-profético, su escritura le permitió "adoptar una postura de conocimiento casi oracular que le aporta agencia para transitar en las esferas del discurso masculino" (Ortiz-Hernández, Juan Pablo. "Los juegos arcanos de Oniromancia: Winétt de Rokha, el 'alias' de una subjetividad femenina". Divergencias. Revista de estudios lingüísticos y literarios. Volumen 7, número 2, 2009, p. 52-53). En otras palabras, la voz poética de Oniromancia se apropia del espacio del sueño para plantear su discurso y "lo 'soñado' se ha transformado, así, en el instrumento para lograr la inclusión del sujeto poético en el terreno del discurso de poder" (Ortiz-Hernández, p. 60).