Subir

Traducciones

Además de publicar, en 1924, su registro denominado Biblioteca chilena de traductores (1820-1924), José Toribio Medina dedicó su tiempo a realizar algunas traducciones de textos, principalmente del inglés al español.

Según Maury A. Bromsen, el primer libro publicado por Medina en 1874 fue una traducción al español del poema trágico Evangeline del estadounidense Henry Wadsworth Longfellow (1807-1882), autor ligado al movimiento literario del romanticismo. El poema cuenta la historia de dos amantes acadianos -antiguos colonos franceses en América que ocuparon específicamente en el territorio de Acadia en Canadá- separados por la deportación realizada por la corona británica en 1755. Este texto fue reeditado por el propio Medina en 1899 en la imprenta instalada en su casa, la "Elzeviriana", siendo el su única traducción relacionada con la literatura (Maury A. Bromsen, "Medina, el americanista", en José Toribio Medina, humanista de América, M. A. Bromsen (editor), Santiago: Editorial Andres Bello, 1969, p. 33).

Posteriormente, en 1898, incursionó en la traducción de documentos históricos, publicando Diario de un joven norte-americano detenido en Chile durante el período revolucionario de 1817-1819, fuente inédita para la historia independentista de Chile. La pretensión de Medina fue entregar la visión de un viajero extranjero sobre el proceso emancipatorio, sin los vicios y particularidades de la mirada y las opiniones de los propios chilenos, ya que "solo el que llega de afuera, puede, de ordinario, darse cuenta cabal de una multitud de particularidades que tienen forzosamente que pasar ignoradas para los que han vivido sufriendo sus influencias" (Coffin, John, Diario de un joven norte-americano detenido en Chile durante el período revolucionario de 1817-1819, traducido del inglés por José T. Medina, Santiago: Imprenta Elzeviriana, 1898, p. 5).

También publicó la traducción de un compendio de cartas escritas por Samuel Johnston, tipógrafo norteamericano que llegó a Chile en 1811 junto con la primera imprenta del país, y que se involucró directamente en la publicación de periódicos tan importantes como la Aurora de Chile. En sus cartas, Johnston dio detalles de los principales sucesos que le tocó observar y vivir sobre los primeros años de la revolución chilena.

En 1923 Medina publicó otras dos traducciones. El primero fue un libro titulado Memorias de un oficial de marina inglés al servicio de Chile durante los años de 1821-1829, cuyo autor se mantuvo en el anonimato hasta entonces, cuando Medina se jactó en la introducción de haber descubierto su identidad. A través del cruce de información entre el contenido de las memorias y un documento histórico -una carta enviada al Director Supremo Ramón Freire- Medina señaló que el autor era Richard Longeville Vowel, oficial de marina que prestó servicios a Chile junto a Lord Cochrane y que participó en las campañas por la independencia, principalmente en Chiloé y Talcahuano (Longeville Vowel, Richard, Memorias de un oficial de marina inglés al servicio de Chile durante los años de 1821-1829, Santiago: Imprenta Universitaria, 1923, traducción de J. T. Medina).

El segundo texto publicado ese año corresponde a las memorias de Charles H. Brown tituladas Insurrección en Magallanes: relación del apresamiento y escapada del capitán Chas. H. Brown de poder de los penados chilenos. Brown fue un capitán de navío que, en 1851, se embarcó a Magallanes dirigiendo a convictos y prisioneros políticos que habían participado en las insurrecciones contra el presidente Manuel Montt. Había llegado apenas unos días después de realizado un motín en la colonia penal de Punta Arenas - el denominado "motín de Cambiaso"-, siendo apresado por los amotinados. Según Medina, el autor del texto fue E. H. Appleton, un escritor norteamericano que utilizó los apuntes y cartas de Brown para confeccionar el relato.

Según Guillermo Feliú Cruz, además de publicar varias reediciones de diarios de viajeros traducidos en Chile por otros autores, Medina tradujo también el diario de viaje de Gilbert Farquhar Mathison, el que tituló Santiago y Valparaíso ahora un siglo. (Relato de un viajero inglés) (1922) (Feliú Cruz, Guillermo, Notas para un bibliografía sobre viajeros relativos a Chile, Santiago: Editorial Universitaria, 1965, p. 101).