Subir

Los aspirantes a colonos y el problema de la tierra en Magallanes

Desde fines del siglo XIX el gobierno chileno entregó en concesión una extensa porción de terrenos fiscales de Magallanes a sociedades ganaderas para su explotación, tales como la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego. En las décadas siguientes, el éxito que estas sociedades tuvieron al momento de conseguir la renovación de sus arriendos y la aspiración de numerosas familias por adquirir y colonizar tierras magallánicas motivaron el surgimiento de movimientos opositores a la renovación de estos contratos, y favorables a la subdivisión y colonización de estas tierras.

Entre ellos se encontraban los grupos de aspirantes a colonos provenientes de distintas partes de la región, quienes fundaron asociaciones y crearon periódicos para canalizar sus demandas y difundir sus propuestas, tales como El Colono, Tierras Magallánicas y Colonización. En estos últimos, los aspirantes a colonos presentaron sus argumentos a favor de la subdivisión y colonización a menor escala de las tierras, y detallaron la fórmula en que esto debía hacerse.

Uno de los argumentos se relacionó con la desocupación de numerosos obreros de la región, dada por la estacionalidad del trabajo en las estancias. De acuerdo a El Colono, órgano de la "Asociación de Aspirantes a Colonos Presidente Alessandri de Puerto Natales", esta situación se acabaría con el trabajo que las tierras subdivididas les darían a aquellos obreros, ya que dedicarían su tiempo a explotarlas. Otro de los argumentos presentados por los aspirantes a colonos fue que la ganadería sería más productiva con la subdivisión de tierras, contribuyendo así con el progreso de la región, ya que en manos de las sociedades se aprovechaba "en su mínima parte" (El Colono, n° 7, 17 de noviembre de 1935, p. 3).

Uno de los anhelos de los aspirantes a colonos fue el decreto de una ley que regulara el problema de la tierra en Magallanes, subdividiéndola y entregándosela en propiedad a sus ciudadanos. El 2 de septiembre de 1935, el periódico Tierras Magallánicas publicó un memorial que el directorio de la Asociación de Aspirantes a Colonos envió al Ministro de Tierras y Colonización. En este, los aspirantes pidieron al ministro que despachara una ley especial de colonización para Magallanes o que extendiera la Ley General de Colonización a esta región. Junto con ello, solicitaron que el gobierno no renovara los contratos de arrendamiento que mantenía en ese momento.

En 1937 el gobierno de Arturo Alessandri Palma (1868-1950) decretó la Ley de Tierras de Magallanes, que obligó a las compañías ganaderas a devolver parte de sus territorios y entregarlos a la subdivisión de tierras. Dos años más tarde, los aspirantes a colonos de la provincia de Punta Arenas publicaron el periódico Colonización. Este periódico trasladó la discusión hacia la posibilidad de fundar cooperativas agrarias como medio para socializar la tierra de Magallanes, tema al que dedicó sus dos números. En el primero de ellos, publicado el 2 de marzo de 1939, los aspirantes a colonos señalaron que con "una política de fomento y reglamentación de cooperativas agrarias se descongestionaría en parte el básico problema de la tierra".

Periódico