Subir

Imágenes de mujeres lectoras en revista Zig-Zag (1920-1940)

En la revista Zig-Zag, entre las décadas de 1920 y 1940, aparecieron diversas representaciones de mujeres lectoras a través de fotografías e ilustraciones reproducidas en portadas, avisos publicitarios, artículos, notas y reportajes.

En un contexto de consolidación de la instrucción secundaria femenina, con la igualación de los planes de estudio para hombres y mujeres en el año 1912, este imaginario de la lectura se constituyó a partir de representaciones en las que coexistieron diversas prácticas lectoras, por ejemplo, la lectura privada como actividad asociada al ocio o a la introspección, la lectura ilustrada como parte de la formación intelectual o la lectura colectiva.

Algunas de estas imágenes aparecieron en avisos de productos orientados al consumo de mujeres, como en el caso de la publicidad de la fábrica de ropa Fratelli Castagneto o de calzados Lusvenia, pero también, de manera más o menos explícita, en avisos de productos asociados a la cultura impresa, visual y lectora, como por ejemplo en las campañas de empresas como Kodak o Imprenta Universo.

A través de estos avisos se invitaba a las lectoras de Zig-Zag no solo a consumir productos vinculados a la belleza o la moda, sino también revistas, libros y otros materiales impresos. De lado de esta diversificación de los productos dirigidos a mujeres, la lectura, en portadas, notas y reportajes, aparecía representada como una actividad transversal, que cruzaba edades y clases sociales.

En este sentido, se integraron al imaginario de la lectura mujeres obreras, un nuevo tipo de mujer urbana de clase media profesional, que contaba con cierto poder adquisitivo para comprar libros y revistas, como se muestra en el relato "Vida femenina. El día de descanso" (Zig-Zag. Número 1321, 14 de junio de 1930, p. 35), y la mujer moderna que, si bien no trabajaba fuera del hogar, aprovechaba sus momentos de ocio para leer en cama o "recostada en un sillón, con las piernas al aire, para poder seguir con los pies, fácilmente, el ritmo de las frases" ("La mejor manera de leer un libro moderno". Zig-Zag. Número 1323, 28 de junio de 1930, p. 34).


Cápsula desarrolla en colaboración con investigadoras del proyecto "Representaciones e imaginarios de la lectura en la narrativa chilena de 1940 a 1960", Fondecyt Regular número 1150141.